Las horas que niños y adolescentes deberían dormir para gozar de buena salud


135538269-56a13da03df78cf77268b27b

Recomendaciones de la Academia de Medicina del Sueño de Estados Unidos

junio de 2016

Esta guía, elaborada por 13 destacados especialistas y tras un completo consenso, establece que el hábito es clave para tener una mejor atención, memoria y aprendizaje, regular las emociones y la conducta.





N o existe duda de que para que los niños y adolescentes estudien, investiguen y aprendan necesitan estar descansados y haber tenido un sueño reparador. La evidencia es tan abrumadora en este sentido, que los expertos consideran que una buena salud física y mental depende en gran parte de un descanso reparador.

Por esta razón, la Academia de Medicina del Sueño de Estados Unidos (AASM) entregó este lunes las recomendaciones de cuántas horas se necesita dormir por edad, desde que se nace hasta que se cumplen los 18 años (ver infografía).

Las conclusiones son de un panel de 13 prestigiosos especialistas en la materia, que revisaron 864 artículos científicos publicados sobre el tema durante 10 meses. El documento se publica en la revista Journal of Clinical Sleep Medicine, y en él se destaca que dormir las horas adecuadas es fundamental para tener una mejor atención, memoria y aprendizaje, así como para regular mejor las emociones y la conducta.

Hábito fundamental


"Dormir es esencial para una vida saludable y es importante promover buenos hábitos de sueño en la infancia temprana", dice la doctora Shalini Paruthi, moderadora del Panel de Consenso Pediátrico y miembro de la AASM. Además, agrega que es importante que, "a medida que los niños alcanzan la adolescencia, sigan durmiendo el tiempo suficiente".

Cumplir con estas recomendaciones se asocia a una mayor capacidad de atención, mejor comportamiento, buen aprendizaje, memoria, regulación emocional y calidad de vida en general.

"Si bien es importante que este panel haya definido la cantidad de sueño que se necesita para las distintas edades, también hay que ver la calidad", dice el doctor Patricio Peirano, profesor de la U. de Chile y coordinador del Centro de Medicina del Sueño de Clínica Indisa.

Esto, porque una persona puede dormir a horas no adecuadas y en forma fragmentada, lo que deteriora la calidad del dormir.

Otro aspecto es la siesta, la que el panel aconseja suprimir alrededor de los cinco años. "En general, la siesta es una condición fisiológica y no tiene contraindicaciones. Pero como recomendación general, es bueno saltarse la siesta para fortalecer el sueño nocturno", dice el doctor Adrián Ocampo, profesor asistente e investigador del Laboratorio del Sueño y Cronobiología de la Facultad de Medicina de la U. de Chile.

"Después de los cinco años se puede dormir siesta, aunque no más de 20 minutos, para no alcanzar el sueño profundo y no afectar el dormir de la noche", dice la doctora María José Krakowiak, neuróloga de la Red de Salud UC Christus y miembro del Centro de Sueño de la Universidad Católica.

Algo que todos destacan es que las personas duermen cada vez menos. "Hoy se duerme un promedio de dos horas menos que hace 30 años", advierte la doctora Krakowiak.

Esto se ve facilitado porque en la actualidad han aumentado las interferencias del dormir, "principalmente la luz azul de las pantallas de computadores, tabletas y teléfonos", agrega esta especialista. Se trata de una luz que impide que se libere melatonina, hormona que necesita de la oscuridad para producirse y que ayuda en los procesos de reparación de los tejidos del cuerpo y de su sistema inmune.

Según el panel, hay que tener cuidado también con dormir más horas de las aconsejadas, porque también pueden producirse efectos adversos para la salud. De hecho, al dormir más, las personas andan somnolientas al día siguiente y pueden tener cefalea durante las primeras horas después de despertar.